Pero claro! si a mí me encanta, que digo encanta, me fascina que los libros que leo sean tan originales que estén basados en un viejo trauma secundarioso en donde la autora se proyecta, ya que nunca fué popular y el guapo de la escuela nunca le hizo caso; añadiéndole el mito nada conocido de vampiros contra hombres lobo como plus.

Y que decir sobre la exquisita narrativa, en donde nada es repetitivo (dedicar solo una de cada cinco líneas a describir como Bella se queda sin aliento al estar junto a ese tipo que usa brillantina en el día, es completamente razonable, casi insuficiente!) es totalmente atrapante y original, es  evidente que  tiene un Master y dos Doctorados en literatura europea, ¡Por lo menos! y no te hará querer dormirte trás el 4to “Oh Edward es tan guapo que no puedo respirar” ni tampoco pondrá en duda tu capacidad intelectual el hecho de que eso te guste, no señor!

Y si hay algo mas maravilloso que su magnifica,talentosa, preparada y para nada traumada autora, obviamente son  los personajes! que ¡por dios!  tienen una psique tan compleja, al igual que el plot de toda la saga, que haría temblar al mismo Freud.

Empecemos por Bella, la protagonista, que es tan sencilla e inteligente, para nada pretenciosa, egoísta, doble cara, falta de materia gris, obsesiva compulsiva con tendencias psicóticas y depresivas, que se muda a un pequeño pueblo llamado Forks donde conoce a Edward Cullen, quien, extrañamente, es el más guapo de toda la escuela! huuuuy! permitanme gritar de sincera alegría y emoción.

Al poco tiempo, Bella cae perdidamente enamorada de ese misterioso, inteligente, guapo y…. ya dije guapo? (perdón es que lo olvidé, eso de dejar de respirar por varios segundos no puede dejar nada bueno, aun que eso explica varias cosas sobre Bella) Por que el hecho de que alguien te espie mientras duermes es lo más romántico del mundo, para nada enfermizo o pervertido, porque a quíen no le gusta ser observado en lo más íntimo de su hogar sin saberlo? mientras la mayoría de algunos contestarían a nadie! Bella se levantaría y diría muy fuerte:  ¡A mi si!

Bella y Edward empiezan una relación que no está basada solo en lo físico, o el hecho de que Edward haya decidido no comerse a Bella aún, por que dios mio! tienen conversaciones tan profundas sobre su amor y tienen millones de cosas en común que compartirse con sus mentes intelectuales.

Edward, Edward, Edward… ahhh que decir de este…(¿hombre? ¿vampiro?, ¿emo?, ¿¡hada confundida!?) ese mirón de doncellas a media noche, quién era un jóven lleno de vida hasta que  un infortunio del destino se la arrebató (¡duh!) y fué convertido por un vampiro vegetariano para salvarle la vida, y quién le enseñó su nueva dieta vegetariana, uniéndose así a su nueva familia de otros vegetarianos, pero lo más destacable de Edward es lo inmensamente varonil, macho, viril, masculino, valeroso, valiente, enérgico, vigoroso, fuerte y recio que es cuando Brilla al sol, porque es eso lo que hacen los vampiros cuando les da el sol, ¿no? …eso de arder en llamas infernales gritando de dolor pidiendo que todo termine hasta convertirte en cenizas malditas es idea de algún escritor oportunista sin imaginación y tal vez gay!.

A parte de Edward, (¿como? ¿más?) tenemos a su antitesis lobezca: Jacob Black que es totalmente lo opuesto a Edward y quién peleara por el amor de Bella…o bueno no tan opuesto ya que tiene una linda costumbre parecida a la del vegetariano, solo que el prefiere los infantes, ¡que ternura! viendo que Bella al final se decidió por su rival con brillantina, Black, (muchacho listo!) decide esperar a que nazca la hija de ellos dos para proclamarla su alma gemela, permitanme profesar un colosal awww, por que esto no lo hace un pedófilo psicopata…¿verdad?

Todavía falta hablar de la historia (¡uff, la historia!) y los personajes secundarios, pero creo que ya fue suficiente.

Espero haber respondido a tu pregunta sobre si me gusta Twilligh.


Anuncios